Home

Paty

Aceptó el reto y pulsó el botón rojo, no sabía al laberinto en que se metía. Las letras son como los exploradores, inician su travesía con gran entusiasmo, pero nunca saben lo que les espera en el camino y los cambios que habrán de realizar para que esta concluya exitosamente.

Ya inicié mi viaje, cómo, cuándo y en donde acabaré…no lo sé, pero finalmente lo inicié.

Todos tenemos la inquietud, el ansia y el deseo de escribir, pero no siempre nos atrevemos.

Las plumas se encuentran secuestradas, las ideas estancadas, los sentimientos confundidos y las críticas nos devoran.

Escribir, para mí, ha sido como dar forma y color a las ideas, transmitir mis estados de ánimo y plasmarlos en el papel, permitirme sentir y compartir lo que abiertamente no puedo expresar. Es también la imaginación, el reto de crear, o la ilusión de descubrir que hay algo, o tal vez deba de decir, mucho dentro de nosotros que clama por salir.

Alguien dijo que todos tenemos de locos y poetas un poco, pero añadiría que de escritores también un poco. Basta con proponernos tomar un lápiz o una pluma y una hoja de papel, servilleta o ticket del supermercado, para que nuestra imaginación y nuestras ideas vuelen, alcanzando alturas insospechadas.

Asíntotas, llámese Vero, nos ha proporcionado un espacio y al principio un tímido deseo de escribir, de navegar en el mundo de las palabras y finalmente… ¡¡¡me atreví!!!

Siempre me ha gustado escribir y he notado que es en las épocas de mayor tensión, de mayor aflicción, cuando las ideas fluyen como chorros de agua. Es como si al plasmarlos en el papel pudieran cambiar, mejorar o definitivamente desaparecer.

Me embarqué en una aventura, pero no tan desconocida, ya que hace varios años que mi pluma baila al compás de mis pensamientos. Algunas veces serios, otras veces tristes, algunas más reflexivos ò melancólicos y en muchas otras con anécdotas chuscas que me hacen revivir las simpáticas experiencias pasadas.

Hace unos meses inicié mi travesía en un témpano azul, sí, en un témpano azul en el Océano Antártico, acompañada por dos singulares personajes; el abuelo, sabio pingüino mayor, que a través de sus lecturas ha adquirido conocimientos de la vida y de la naturaleza, su nieto Picos, un joven y avispado pingüino, quien nos transmite alegría, juventud y el deseo de nuevas aventuras.

Estos personajes y yo, hemos vivido experiencias desalentadoras. El temor de iniciar el viaje hacia lo desconocido, cientos de veces a la falta de tiempo, al desánimo ante algo que impida zarpar, una que otra vez cuando el témpano queda atrapado sin poderlo mover, pero lo que más nos ha impulsado a seguir adelante, es la ilusión de viajar.

Finalmente el viaje se ha iniciado y mis compañeros y yo, marchamos a nuestra ansiada travesía muy conscientes de que en el camino nos encontraremos con grandes obstáculos, algunos nos desalentarán, otros nos motivarán, algunos más, dejarán una huella indeleble que nos marcará para siempre.

Hoy quiero compartir con todos mis compañeros de viaje en el barco de Asíntotas, el nacimiento de mi pequeño primer libro de cuentos para niños. Tarde mucho más de lo que imaginé. Encontré en mi camino dudas, inquietudes y temores ante las letras, indecisión en cada frase, en cada idea, en cada imagen, pero al final, Aventura en el Témpano Azul, está por nacer y con él, el principio de muchas  aventuras más,  que me lleven al aprendizaje, a perder el temor a las letras, a las líneas, a los párrafos y sobre todo a expresar mi yo interno, en compañía de Vero y de todos ustedes.

Paty

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s