Home

Yo (carretera Los Angeles)

 

Creo que lloraba,

no yo sino ella.

Bajo la sombrilla de un café,

sentada y esperando.

Pasaba el tiempo y consumía,

a cada trago un tiempo bien tomado.

Con cada lapso de tiempo,

un aire predeterminado.

Si no la veo,

creo que nadie más lo haría.

Pero si fuera a hablarle,

no sé bien que le diría.

 

Tengo ideas y asunciones,

teorías y formulaciones.

Si uno espera inamovible,

tiende a ser cuestión de las pasiones.

¿Qué habrá dicho?

¿Qué se habrá propuesto?

Porque dudo de dolores romanos,

de dolores físicos o de incesto.

“Si te amo llego a cierta hora,

espérame ahí más no presiones.”

Quieta la chica pide la hora,

criando para muerte sus ilusiones.

 

Bienaventurada y herida,

así te veo partir.

Te doy de mi pecho,

lo poco que pueda salir.

Romaticismo de vieja escuela,

contrarevolucionario y anticuado.

Y en tu llanto me alegro,

pues veo vivo lo que pensé perdido.

Eso solo mi opinión,

porque así veo de reojo,

Marchándose para regresar,

a la chica que aceptó el reto y pulsó el botón rojo.

Un pensamiento en ““Romances” Por ATA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s