Home

facebook-20141121-075840

Tras el beso

(Sensurround)

 El beso, el besooooo, el besooo en España, lo lleva, la hembra, muy dentro, del almaaaaa; le puede usté besar en la mano, le puede dar un beso de hermano, y así, la besará cuando quieeeeraaaa…

 En medio de los acordes, el vino encendido, el brindis emotivo, la hermandad enaltecida, la confianza estoica, la alegría explosiva… Pero también la soledad.

 Nunca entendí cómo habiendo tanta emoción derrochada, la soledad estaba presente en cada uno de los rincones del salón. Ella sí que tiene ese don preciado de la ubicuidad. Se apersonaba de manera implacable siempre que terminaba la canción del beso español. ¿Sería que lloraba de melancolía por la madre patria? ¿O por los que estaban próximos a irse al viaje sin fin? Aún más: ¿Era pena por esos que prometían asistir, pero jamás llegaban? Así como el beso que la española nunca dará con todo y que sus labios desesperaban por el mínimo roce de otra piel. O como aquella hermosa a la que saqué a bailar, pero nunca entendió la invitación por que no hablaba el lenguaje de los ojos. Que nunca contesto las cartas que jamás envié. Extraño destino el de aquellas palabras que, con todo y la alegría de sus acordes, lo único a lo que me remitían todas y cada una de las veces que las escuché fue a la inmensa soledad provocada por la española que jamás me besará, al menos no en lo que dura esa canción.

 …pero un beso de amor, no se lo da a cualquiera, ¡olé!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s