Home

Era la tercera vez que lo intentaba y volvía a fracasar.  Habían recorrido juntos más de dos mil kilómetros por carretera y debían llegar, juntos al final.  No se trataba de un simple juego ni de un reto que estuviesen obligados a terminar juntos, pero el compromiso que habían establecido el verano anterior era más fuerte que cualquier atadura; no lo podía abandonar.

Concentrando la poca fuerza que le quedaba, él volvió a tirar de la cuerda que crepitó al asentar el tronco del árbol de donde la había sujetado.  La lluvia arreciaba y con el deslave de las laderas no tendría otra oportunidad para recuperar aquel auto clásico que juntos habían restaurado en los últimos años.  Habían invertido todos sus ahorros en piezas desvencijadas que después se dieron a la tarea de conseguir o incluso reparar.  Consiguieron algunas de ellas, ya en desuso, buscando entre los deshuesaderos y tiraderos de chatarra en donde la vanidad no tiene cabida.

Volvió a jalar la cuerda y de nuevo crepitó el árbol.  La furgoneta pesaría quizá más de ochocientos kilos, y para un hombre delgado como él, ello significaba un gran reto a pesar de cualquier ley de física que pudiera desafiar con sus conocimientos.  En la mesa de trabajo había dejado poleas, cadenas y demás herramienta que en un momento como éste, podrían haberle ayudado a sacar adelante tan difícil tarea, pero su vanidad le impedía llevar consigo cualquier cosa que no fuera estrictamente necesaria.

Así, solo ante las inclemencias del tiempo, veía  cómo años de trabajo se irían al barranco sin que pudiera hacer algo para impedirlo. Pronto se le acabarían las fuerzas y la carga cedería sin más remedio a la fuerza de la gravedad.  Podría ir a buscar algún fuerte del que asir los amarres y esperar, pero la lluvia deslavaba el risco como si se tratara de una cera dentro del horno.

No había más.  Debía elegir entre su propia vida o aquel conjunto de metales retorcidos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s