Home

Daniela se sienta en la banca de aquel parque, exhausta, agobiada, con la mirada perdida. En un aparente estado de shock, aún puede recordar las sorprendentes revelaciones de aquella desconocida mujer. Y aunque intenta sobreponerse a sus emociones; por momentos, todo se vuelve confuso; pero al mismo tiempo, su vida va adquiriendo sentido. El escuchar en palabras de esa mujer, el secreto que su madre guardó por diecisiete años, es ahora para ella, liberador.

Pero para Daniela, la vida nunca fue fácil. Desde niña se sintió opacada por la arrolladora personalidad de su madre; bella, carismática, exitosa; cautivaba a todos con su presencia, siendo en todas partes, el centro de atracción. Con los años, eso se convertiría en algo intolerable para su hija. Desde niña, culpó a su madre por la muerte de su padre en aquel fatídico accidente automovilístico. Por algún motivo, esa noche, ellos habían discutido acaloradamente y el salió intempestivamente de la casa… para no volver. Con tan sólo seis años, el perder a su padre tan inesperadamente, se volvería un golpe devastador.

Tal vez por eso, su comportamiento se volvió errático e impredecible. Y a pesar del amor incondicional de su madre, ella abandonó la escuela, para relacionarse con amistades que la llevarían al vicio y a la autodestrucción.

Posteriormente, al enterarse del segundo matrimonio de su madre, en su red de venganza, hizo todo lo posible, por destruir esa relación; hasta que con mentiras y engaños, lo consiguió. Eso abriría una enorme brecha entre las dos, pero a Daniela, poco le importó.

Pero ahora, al enterarse de aquel secreto, todo cambió. Esa desconocida que insistentemente la abordó, era su verdadera madre, la madre biológica que recién nacida, la abandonó. En un principio, no podía creerlo, pero era tan grande el parecido físico…

Ante su inminente muerte por adicción a las drogas y el alcohol, su verdadera madre, en un acto de conciencia, le confesó “Por algún motivo, el que se decía tu padre, tenía planeado regresarte conmigo. Creo que le estorbabas en su plan de vida. Hicimos un muy buen trato económico entre él y yo, pero el plan falló. Al enterarse tu madre de nuestro acuerdo, lo corrió de la casa, y ni remotamente, se lo permitió. Esa noche, enojado, salió en el auto y… tú bien sabes lo que sucedió”

Aturdida ante la presencia de aquella mujer, la miró de frente y sin decir palabra, se alejó. Sabía qué debía hacer. Todo era claro, al fin.

Un pensamiento en “El Secreto de mi Madre por Virginia Escudero

  1. Pingback: #RetoAsíntotas | Asíntotas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s