Home

El telón había cerrado, el teatro lleno y Anna, segura de haber dado la mejor función de su vida, tomó las manos de sus compañeros para agradecer al público en cuanto abriera el telón de nuevo. Y ahí estaría él, parado en primera fila con las orquídeas que sabía a ella le gustaban tanto, ya se veía celebrando entre sus brazos.

El telón abrió y la gente gritaba sin dar respiro por aquella última presentación de la temporada, sin duda la mejor de su vida.

Siguió sonriendo y agradeciendo mientras su mirada recorría cada asiento, solo bastaron unos segundos, unos cuantos y sutiles segundos para que Anna se diera cuenta que el asiento estaba vacío, él no había llegado, nunca estuvo ahí.

La llenaron de flores y regalos, los aplausos y los gritos eran tantos que ensordecerían a cualquiera…Pero no estaban sus orquídeas, ni sus aplausos, y el vacío empezó a llenar su alma hasta que llegó al camerino y para no hablar con nadie se encerró en el baño y lloró en silencio lágrimas de soledad, lágrimas de dolor y de rabia por su ausencia.

Lo que Anna no sabía era que Manuel había dado su último suspiro de vida afuera de la florería con sus orquídeas moradas entre los brazos y con la sonrisa de Anna en su mirada…

Un pensamiento en “La última Función por Sylvia Aranzabal

  1. Pingback: #RetoAsíntotas | Asíntotas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s