Home

El mar y yo llevamos los mismos apellidos.

Fue su sal la que lloré en ese primer día,

fue el golpeteo de mis hermanas el que provocó el primer suspiro.

La luna se enfermó de

g

   r

       a

         v

       e

     d

   a

     d

y al aliviarse,

       c

     a

í.

Mas al caer no hubo fondo, sólo estruendo.

Caí en picada, agua.

Me impacté en la vida, espuma.

Comencé el naufragio de la vida, marea.

La vida, deriva.

Al romperme renacía.

Al morir, volvía a ser.

** En la mitología griega, las Nereidas son ninfas, hijas de Nereo y Doris, y parte del séquito de Poseidón. Representan las olas que golpean la costa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s