Home

Chin, ya se me hizo tarde. Rápido, un baño. Por qué carajos no sonó la alarma, carajo. Ahora no voy a tener tiempo de desayunar y no tengo dinero, apenas lo de los peseros de ida y vuelta y para una botella de agua, si me da sed.

Ya ni modo, pero si no me apuro me van a dejar esa bola de cabrones.

Lo único que me falta es que no los alcance y que en la presentación del trabajo digan que yo no participé y me jodan con un cero. Y para acabarla de joder, este mes me ha ido tan mal que seguro repruebo si no me cuentan en el equipo.

Listo. Pantalones de mezclilla, calcetines, calzones, camiseta. Desodorante, crema.

Me lleva, si no salgo en este momento, no llego. Córrele, pendejo.

Ahí están. Uta, qué bueno que estoy a tiempo. Me muero de hambre. A ver si alguien trae algo. El baboso de Gonzalo siempre trae cochinada y media. Seguro que antes de que tomemos el pesero va a sacar papitas, chocolates, galletas o cualquier cosa. En cuanto lo haga, le agandallo algo.

Órale pinche gordo, ya saca la tragadera.

Carajo, justo hoy este pinche gordo tenía que decidir que quiere intentar ponerse a dieta. Ya valió madres; me quedaré con hambre hasta que alguien quiera comprar algo en alguna tienda y pueda bajarle un poco de lo que compre.

¿Faltará mucho para llegar? Ya caminamos mucho y yo con ésta pinche hambre. Ni una pinche tiendita. Bueno, nadie más se está quejando, seguro que ni quieren comprar nada… O a lo mejor sí, A lo mejor si pasamos por alguna tienda algo se les antoja. Pero si no, pos cómo.

Y esa camioneta, ¿por qué se para?

No mames, están armados y parece que vienen hacia nosotros.

Ramón tienen razón, lo mejor es que hagamos como que no los vemos, sigamos de largo y a rezar, cabrones.

Pero por aquí todo está solo, a dónde más podrían estar yendo estos compas, si no hacia nosotros.

Ya nos llevó la chingada. Ni siquiera entiendo porque chingados a nosotros. No los conocemos. Si no se hubieran bajado de la camioneta nunca hubiéramos sabido que traían armas.

¿Por qué a nosotros?

Solo veníamos a buscar una lista de plantas, para la exposición del próximo lunes, para la clase de botánica.

Nosotros no hemos hecho nada, no vimos nada. Solo una camioneta que pasaba. Y ni siquiera la vimos. Si no se hubieran detenido y bajado nunca nos hubiéramos acordado de que pasó por aquí.

¿A dónde nos llevan? No dicen mucho.

– ¡Órale putitos! Camínenle pa allá. Agarren esas palas y empiecen.

– Y mejor apúrenle, pendejitos. Que si no quedan bien hondos, se los van a comer los pinches animales en cuanto huelan que apestan.

Yo solo quería llegar a tiempo para no reprobar. Mi mamá va ponerse como loca cuando vea que no llego. Ay Diosito, sálvanos. No me quiero morir, no me quiero morir. No me quie…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s