Home

Tus labios esculpidos en mármol, inhertes, carentes y renuentes de frases completas, oraciones compuestas, me hipnotizan y mi mirada perdida, petrificada, clavada en ti; te observa, pero al mismo tiempo no logra ver nada.

El tiempo se detiene unos largos instantes, mis oídos alcanzan a escuchar el susurro, escaso; pero en absoluto endeble: “ya no te amo”, un río congelado, como los polos glaciares invade mi cuerpo y mi sangre teñida de azul recorre todo hasta que mi materia cerebral le dice a mi corazón: “ya no estoy para morir de amor”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s