Home

“Convertir un sueño en realidad…”

Esa canción de Fey que hablaba de lo que siento, lo decía todo.

¿Cuántos años tenía ella en aquel entonces? Decían que era más grande de lo que se decía…

Los primeros renglones me hicieron clic y recordar aquel día: “Te iré a buscar sin esperar que cambien los semáforos al verde”… Que el tráfico fuese benévolo para no llegar tarde a la cita acordada ese día en la noche cuando él saliera de su trabajo. Finalmente le había devuelto la llamada. Una voz interior más audaz murmuraba repetidamente: “Hoy, encontraré la forma de clavarte bien los dientes”. Quizás me adelantaba a los hechos por la emoción, quién sabe…

Quedamos de encontrarnos en el punto más cercano para ambos: Sanborns de Perisur. Afuera del restaurante. Teníamos algún tiempo de no vernos ¿cómo se vería?, en mi mente no había cambiado nada: Charla interesante, de esas que cautivan rápidamente, sonrisa genial, mirada encantadora, lindo cabello, guapo en pocas palabras.

“Desmigaré sin compasión Tu corazón de dulce mandarina Te daré un amor que ni siquiera En sueños tuviste nunca. Un café cargado para dos. Y la noche va mucho mejor”. Si, un café estará bien para platicar…

Arribé a la cita con un retraso de cinco minutos; él ya me esperaba, caminaba nervioso de un lado a otro entre los pasillos.

Su tez muy blanca y rosada, cabello negro entrecano, reconocí su sonrisa de inmediato. Vestía un pantalón beige, camisa amarilla y una chamarra también beige pero con vivos azules, zapatos tipo mocasín color miel.

“Me enamoro de ti, me enamoro de ti. De tu forma de ser, del olor de tu piel. Me enamoro de ti sin dudar. Me enamoro de ti. Me enamoro de ti. Con tus ojos de miel y tu pálida piel. Me enamoro de ti. Me enamoro de ti hasta el final”.

Esas líneas bailaron y giraron por mi cabeza y ya no supe qué pensar y más cuando abrió los brazos para recibirme y decir al oído “¡Qué gusto volver a verte!”

 “En el azul del cielo tú, escribirás mi nombre cada día. Yo, me vestiré de primavera llena de sonrisas”. ¿No se puede enamorar una tan fácil y rápido, verdad? ¿O sí?

 “Convertir un sueño en realidad es posible inténtalo y verás…”. Si alguien me hubiera dicho que así sucedería, jamás le hubiera creído.

“Me enamoro de ti. Me enamoro de ti. De tu forma de ser. Del olor de tu piel. Me enamoro de ti, sin dudar. Me enamoro de ti, me enamoro de ti. Con tus ojos de miel y tu pálida piel. Me enamoro de ti, me enamoro de ti, hasta el final”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s