Home

El cuerpo del Mayor Strasser yace en el piso tras haber recibido el disparo de Rick Blaine. Todo parece perdido para su causa, hasta que el inspector Renault pide que llamen “a los sospechosos de siempre” para investigar el crimen, con lo cual le salva la vida a Rick.

Este se acerca Lisa y se despide de ella: “siempre tendremos París”. Lisa deja atrás las dudas y vuelve al lado de su marido, Víctor Laszlo antes que quedarse al lado de su gran amor. Ambos saben que Laszlo es líder de la resistencia anti nazi y que su país lo necesita, pero que él la necesita a ella. Su romance en París ocurrió mientras ella pensaba que él estaba muerto. Han pasado días difíciles decidiendo si vale la pena vivir el amor o hacer lo correcto. Pero la decisión en pro del mundo y contra ellos mismos es la que se impone.

Así que Lisa aborda el avión con Víctor, mientras Rick y Renolt ven despegar el avión. “Este es el principio de una gran amistad”, dicen ambos hombres sabiendo que han hecho lo correcto, por una vez en su vida.

Lo que no saben es que los alemanes han notado la ausencia del Mayor Strasser y enviaron un piquete de soldados al aeropuerto; sospechan que el asesino está en el avión, por lo que mediante orden radial y un grupo de cazas lo obligan a regresar.

Rick y Louis están sorprendidos cuando ven la peligrosa maniobra de giro que da el avión y si la aproximación de nuevo a la pista algo: está mal, pero no se percatan que es hasta que va a llegar el piquete de soldados alemanes. Rick y Louis se esconden a un lado del hangar a tiempo para ver que la puerta se abre y Víctor se asoma por ella. Dispuesto a defender a su esposa saca su arma y hace un par de disparos: “pow, pow” cae un alemán.

Los nazis comienzan a disparar a pesar de que el motor del avión no se detiene; la puerta se cierra y se escucha el acelerar de los motores. Se ve que el avión quiere volver a agarrar vuelo, pero las metrallas montadas en un vehículo alemán disparan ráfagas que destruyen la hélice derecha. El avión empieza a girar hacia un costado de la pista y reduce su velocidad: es obvio que no podrá despegar.

Ricky y Louis se asoman desde el hangar y tratan de acercarse al avión sin que los alemanes los vean. La maniobra es difícil: empieza un tiroteo entre los pasajeros del avión y los soldados en tierra. Víctor sale con una arma de mayor calibre desde una de las puertas, disparando a los alemanes; pero es alcanzado por un tiro en un brazo y suelta el arma. Otro tiro le revienta la cabeza y su cuerpo, moribundo, cae del avión.

Lisa brinca desde el fuselaje tratando de cubrir el cuerpo de su mal herido esposo, pero los alemanes no respetan su sexo y continúan disparando. Rick, desesperado, corre desde el hangar para tratar de arropar a la mujer. En cuanto se acerca a ella, un tiro le atraviesa el cuerpo y entra en el de Lisa. Ella, herida y con la sangre de Rick manchándola, le dice con su último aliento:

“Hiciste lo correcto y eres un buen hombre. Te dije que moriría contigo y lo cumplí. Siempre tendremos Casablanca. Este es el final de un gran amor”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s