Home

Marco no deja de pensar en aquel paseo por las montañas. Aún recuerda su llegada a la cabaña acompañado por su pequeña hija de 7 años, Michelle. En esa ocasión, Ana, su adorada esposa, no podría acompañarlos en esa aventura debido al exceso de trabajo en la oficina. Aun así, para Marco era evidente la alegría de poder acampar a la orilla del lago, de encender la fogata, y mirar las estrellas brillando bajo el cielo azul. Le gustaba esperar relajadamente el amanecer, sentado sobre el frío pasto, con su hija dormida sobre su regazo, hasta que la luz del nuevo día, volvía a nacer. Todo parecía perfecto, hasta que escuchó los gritos desgarradores de una joven que, a mitad del lago, luchaba por sobrevivir. Su pequeña canoa estaba volteada, a la deriva, y era evidente que la adolescente no podría salir por sus propios medios. Sin pensarlo, Marco se quitó la camisa y penetró las heladas aguas para socorrerla, no sin antes voltear hacia su hija y advertirle cariñosamente: “No te vayas a ninguna parte, quédate aquí”.

Cuál sería su sorpresa cuando a su regreso, Michelle ya no se encontraba ahí. Fueron segundos los que Marco, en un acto heroico, se tardó en volver. Desde ese momento, una intensa búsqueda comenzó. Un hombre comentó haber visto a una mujer llevando una pequeña niña entre sus brazos, una niña muy parecida a Michelle, pero ninguna pista contundente apareció; sólo una, la de sus blancas zapatillas, a la orilla del lago.

Como consecuencia de tan duro evento, el matrimonio de Marco se deterioró y el cayó en una profunda depresión. Pensó en el suicidio, mas no se atrevió. Al cumplirse un año del fatídico incidente, Marco decidió volver nuevamente a la cabaña. Al llegar, recorrió las montañas desesperadamente, en un intento por encontrar algún rastro de su pequeña hija, hasta que en el quinto día, algo inusual sucedió. Pudo ver a lo lejos a una hermosa mujer. Llevaba de la mano a una pequeña niña parecida a Michelle, pero, al querer alcanzarlas, misteriosamente desaparecieron. Su rostro le resultó familiar.

Asustado, Marco decidió dejar la montaña y volver a casa para contarle a Ana lo sucedido. Más al conducir de regreso, fue impactado por un camión, y perdió el control. Al despertar, su esposa Ana ya se encontraba a su lado, en el hospital. Confundido, trató de explicarle lo que acababa de ver en las montañas. Ana, incrédula, le dio otra versión. Ella sabía que Marco no podía haber pasado cinco días en las montañas – como aseguró – ya que había sido al salir de la casa, rumbo a las montañas, que él se había accidentado. Según los testigos, simplemente se había quedado dormido y se había estampado en un poste. “Seguramente, esos días que estuvo en la montaña, son consecuencia del fuerte golpe recibido en la cabeza con el parabrisas o de su enorme imaginación”, Ana pensó.

Pero, él sabía que nada era producto de su imaginación, aunque no pudiera por el momento, encontrarle una explicación.. hasta que recordó algo importante. La mujer que pudo ver en la montaña, era la dueña del restaurante de la carretera donde se había detenido aquel día a comer día con Michelle. Ella muy amablemente los atendió.

En ese momento todo cobra sentido para él. Se incorpora, y le pide desesperadamente a Ana que lo acompañe. Llega al restaurante e irrumpe sigilosamente por la puerta trasera, en la casa de la hermosa y extraña mujer. Al entrar, pueden ver una enorme pintura colgada en la pared del comedor. Para su asombro, es la imagen de Michelle. Había velas encendidas por todas partes. En ese momento deciden dar aviso a la policía.

Cuando aparece la misteriosa mujer, se dirige hacia Marco y comenta con voz apacible : ”Esta pintura es de mi hija Renata. Ella murió hace 10 años. Al ver ese día a Michelle, supe que era mi adorada hija que había decidido volver. Por algún motivo, ella los escogería a ustedes para renacer. Pero yo la extrañaba tanto que decidí tenerla conmigo, aunque fuese por un corto tiempo. Vayan por ella, está en la recámara, se encuentra bien.”                

Se escucha a lo lejos la llegada de la policía del condado ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s