Home

No soy el tipo de chica que se asusta fácilmente, pero se ha hecho una rutina en mi vida despertar durante la madrugada: a veces a las 3, a veces a las 4, a veces a la 5, pero es una constante.

Y cada noche despierto y me encuentro directo con sus ojos mirándome de vuelta, se ven vacíos, pero hay algo que sube por mi espina dorsal, hasta la base de mi nuca, como electricidad, y reconozco el miedo que se asienta en mi mente.

Insisto en rodar hacia el switch de la luz. Lo enciendo y sigue ahí.

Sólo que menos perturbadora.
Hasta hoy.

Hoy se fue la luz.

Y en medio de esta oscuridad puedo ver sus ojos, vacios, pero no muertos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s