Home

La música ha cometido grandes crímenes, ha hecho de verdaderos mediocres unos héroes, y a grandes intérpretes o compositores los ha dejado en el olvido. Pero una de las peores infamias de la música es no reconocer, en primera instancia, a personajes fundamentales en el desarrollo de una banda. Ejemplos tenemos en todos los ámbitos, Brian Epstein o Derek Taylor de The Beatles, Tweety González de Soda Stereo, Tim Reynolds de Dave Matthews Band y varios otros.

Es en este neblionoso paraje musical que nos encontramos con Kenneth E. “Boom” Gaspar, tecladista de Pearl Jam. Nos encontramos con el músico justo al terminar una sesión de surf en Waimānalo, su hometown. Era muy temprano, y aunque el calor que nos acompañaría ese día era ya algo que se imaginaba, el frío de la madrugada me hizo agradecer el haber comprado esa jerga en alguno de mis muchos intentos de surfear (de lo que lo único que me queda es una interesante cicatriz en el hombro, el pelo un poco largo y varios granos microscópicos de sal incrustados en varias partes de mi cuerpo).

Boom salió de las olas (que esa mañana me invitaban a retomar el interés por el deporte) y se sentó, apacible, amable, sonriente, feliz. Yo no quería saber tanto sobre la época en la que se integró a Pearl Jam, sino sobre el momento en el que la banda decidió incluirlo como parte del grupo.

“Mi historia es un tanto cuanto similar a la de Ed, con quien me encontré por primera vez no lejos de esta misma playa”, empezó Boom, después de saludarme al estilo tradicional hawaiano. “Yo no pensaba meterme a las grandes ligas de la música, aunque había tocado con varias bandas locales y tenía una buena imagen en Hawai”.

C.J. Ramone, bajista de The Ramones, presentó a estos dos grandes genios musicales, aunque nunca le dijo a Boom que él era el vocalista de Pearl Jam. Después de este encuentro post surf, la relación entre Boom y Vedder se convirtió en una relación de amistad, aunque pasaron algunos meses para que Gasper supiera a qué se dedica Edd.

Y así fue como empezó la historia de este nativo hawaiano que un día decidió dejar la tranquilidad de la isla y buscar su espacio en la historia de la música. Y así, en 2002 se fue a Seattle para grabar Riot Act, el séptimo álbum de estudio de Pearl Jam.

  • Pero ¿cómo fue que llegaste? ¿cómo fue el encuentro con Vedder? ¿qué tuviste que dejar, además de lo obvio, para llegar a ser considerado el sexto miembro de la banda?

Boom no puede más que reír, con esa risa franca y honesta que ha conquistado a los fans de la banda de Seattle.

“Ese es un título que no me gané individualmente, fue algo que se hizo viral. Si bien mi relación con Ed, Matt, Mike, Stone y Jeff fue buenísima desde el principio, fue el reconocimiento de los fans que nos acompañaron en cada concierto, lo que me ha llevado a tener esa distinción”.

“Regreso a la historia. Esa primera reunión con Edd fue divertidísima, ‘montamos’ algunas olas, intercambiamos historias y, como siempre sucede en estas cosas, jugamos un ‘poker de nombres’ de músicos, bandas, proyectos y géneros en los que hemos participado. Tomamos mucho. Edd, vino, yo, whisky. Tocamos mucho, creaciones propias, covers y más música”.

“En una de esas ocasiones en las que Edd vino a surfear, nos juntamos e hicimos una jam session que a la larga, se convirtió en Love Boat Captain. Cuando terminamos de grabar, Edd popped the question: ‘¿estás listo para cambiarte a Seattle?’. Ahí empezó mi compromiso con esta increíble banda”.

Desde 2001, año en el que el tecladista decidió aceptar la invitación de Vedder de irse a Seattle, Boom ha participado en todas las giras de la banda, agregando valor musical a cada uno de los temas grabados por los cinco de Seattle antes del Riot Act. Además de este disco de 2002, también ha participado en las grabaciones de Pearl Jam y en el reciente Lightning Bolt. También tiene créditos en los discos de concierto de la banda, como el mítico Live at the Gorge 05/06.

“Estoy muy agradecido con los fans, que son los que realmente me han dado ese espacio en el grupo”, aseguró Boom con una modestia que está muy lejos de las desgarradoras notas del solo de teclado en ‘Crazy Mary’, la canción originalmente escrita por Victoria Williams que se ha convertido en una imperdible en los conciertos de Pearl Jam.

Boom sabe que sus madrugadas de surf no serán nunca más una constante, que ahora la constante es continuar con Pearl Jam y seguir participando en los proyectos solistas de los músicos de Seattle.

Tomó su tabla, se despidió y se encaminó a las nuevas olas. Mientras tanto, yo no dejaba de pensar en el sonido de Crazy Mary en un concierto en México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s