Home

Tengo la sensibilidad de un poeta, la armonía de un músico, la habilidad de un pintor. Puedo crear imágenes que pueden desencadenar alegría, miedo, ira, dolor, obtener tranquilidad o transmitir miedo y hasta terror.

Soy el punto de encuentro de los sentimientos. Yo puedo construirlos o destruirlos con sólo desearlo.

Yo construyo mis propios sueños y fantasías y puedo volar con ellos a mi antojo, hasta los más recónditos lugares del universo sin moverme del mismo lugar. Voy y vengo hacia ellos y vuelvo a ir y regresar, de sólo consentirlo.

Tengo una gran percepción de las cosas, puedo emitir todo tipo de juicios y también puedo sustituirlos inmediatamente por otros.

Puedo despertar el amor, el perdón, la ira y el coraje, la ilusión o el fracaso.

Algunos filósofos y teólogos creen que en mi habita el alma, el poder de crear o de destruir. La capacidad de amar y de sentir, el poder de provocar, desde los más hermosos, hasta los más oscuros pensamientos. Amor, dolor, alegría, emoción, ira o compasión. Llorar ante una hermosa imagen o provocar hilaridad ante lo más simple.

Hay un escrito en la India, El Bhagavad Ghita, que define el alma como “algo que nunca nace  y nunca muere, aquello a lo que el agua no puede mojar y el fuego no  puede quemar, es inmutable è indestructible”.

Yo soy alma, y vida como cualquier otra parte del cuerpo. Provoco los sentimientos que enaltecen o los que pueden destruir irremediablemente mi vida o la de otros; de eso sí que estoy segura.

Yo puedo almacenar  los más hermosos o los más terribles recuerdos, emociones, sentimientos o experiencias y llevarlos y traerlos una y otra vez a mí conciencia.

Me encuentro en la parte más alta y profunda del cuerpo humano, en el cerebro, soy la corteza cerebral y puedo crear oscuridad o claridad en mi interior. Basta con desearlo y construiré un monstruo o lo aniquilaré sin piedad.

Soy un pequeño pero imponente armario y resguardo los recuerdos, sueños, fantasías y experiencias. El transporte perfecto para llevar y traer personajes fantásticos, gentiles príncipes y princesas, monstruos descomunales y los más variados personajes que la imaginación pueda crear.

Yo siempre permanezco ahí para que el ser humano me use. Soy la mente, creadora o destructora de mi propia vida.

Yo puedo ser el principio o el fin del cuerpo, del ama o de la vida…

 

 

 

Un pensamiento en “Corteza Cerebral por Patricia Contreras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s