Home

He de confesar que no sabía cómo empezar este escrito. El tema, sin duda, sería mi piel. Por algún instante pensé en el corazón, pero éste está descansando…

Me levanté y me miré al espejo, vi el tiempo en mi rostro, tal vez por eso decidí desvestirme y observar este tiempo transcurrido en mi cuerpo desnudo y mirarlo pasar. No es fácil sin duda observar detenidamente, lejos de las estrías que cargaron en mi vientre a mis dos hijos, o de la celulitis de una mujer que no es perfecta y ama el chocolate…

Me quedé observando mis tatuajes y por una décima de segundo entendí lo que es el amor a estar viva; tomé un poco de aceite de almendras y acaricié mi coxis donde alguna vez estuvo el primero, este fue un ángel; en ese entonces lo único que quería era sentirme protegida, acababan de secuestrarme y mi vulnerabilidad era tal, que me sentía caer rota en pedazos en cada paso que daba por la vida. Tenía que agarrarme de algo y fue un ángel de quien me sostuve por muchos años, hasta que llegó el momento de dejarlo libre y este ángel se transformó en una mariposa amorpha azul, justo lo que necesitaba para librarme del recuerdo,

Morpho significa cambio y es también un epíteto de Afrodita y de Venus, así que sin duda sería ella, porque además tenía conmigo mi mayor tesoro de vida, a Azul, mi hija; es simplemente perfecta… acaricié un instante más mi mariposa…

Después acaricié el nombre de Azul en japonés que está escrito en mi omóplato izquierdo, del lado izquierdo está el corazón y los japoneses tienen un toque de misterio y belleza que es simplemente perfecto…

Puse una gota de aceite en mi muñeca izquierda, donde un kanji japonés me recuerda agradecerle a la vida seguir con vida, y vaya que tengo mucho que agradecer; no puedo dejar de sonreír cuando digo esto.

Pasaron muchos años y muchas cosas en mi vida al transcurrir el tiempo hasta que… me senté y con mis dos manos abracé mi tobillo izquierdo… En tres años perdí a mis 4 abuelos, perdí a gente que amaba, perdí el sentido y descubrí que “el cielo existe” y es justo la frase que me tatué alrededor del tobillo junto con una pequeña mariposa para alcanzar la libertad a ese cielo y con un poco de aceite de almendra, no pude dejar de pensar en los besos, abrazos, en tanto amor que me descubrí llorando recuerdos, llorando pasado, llorando esperanza de un cielo que existe y que guarda en algún lugar a quien amo para abrazarlos de nuevo, necesitaba tenerlos en el tobillo para caminar siempre hacia ellos.

Otra cantidad de años y el tiempo hicieron diferentes jugadas en mi vida, así que llevo en la nuca la A de mi güero, el comienzo de su nombre y de un nuevo amanecer al ver su sonrisa en cada mañana; y la nuca es el ancla de mi memoria, así que puse un poco de aceite a esta A y recordé cada una de sus alegrías…

En la muñeca derecha vertí un par de gotas más y di una pequeña caricia a cada niña que he abrazado en la casa hogar, en braille está la palabra “bright”; es el brillo que necesitan para seguir adelante, el lado derecho es la estabilidad y necesitamos esa estabilidad para entender muchas cosas.

Hice una pausa y tomé la botellita del aceite de almendras, yo sé que las almendras tienen un significado de creatividad, pureza y honestidad y es por eso que agradezco a cada tatuaje en mi piel con un poco de este aceite, la creatividad del tatuaje, la pureza del alma cuando uno se los pone y la honestidad de cada significado…

En esto pensaba cuando vi detrás de mi pierna izquierda una triqueta, la vida, la muerte y la resurrección llevan este significado en la cantidad de veces que he vuelto a nacer, en la manera en como hablé con la muerte la última vez, y sigo viva…

Detrás de mi pierna derecha abracé un pentaculo y agradecí la protección con el aceite, medité un poco en el equilibrio y la protección de mi mente y mis pensamientos, en el poder y la fuerza, en el amor y la magia que me hace ser quien soy… Amo ser quien soy.

Frente al espejo alzo el brazo derecho y en el costado está mi serbal en Ogham, mi árbol padre, la protección más poderosa en mi vida, la conexión con el Ogham y los árboles, la expresión de ser… Lo veo sexy, me gusta el lugar, sé que mi lado derecho está regido por el hemisferio izquierdo y se relaciona con la acción y la razón, por esto es que me gusta actuar rápidamente cuando la razón se pone en mi camino y el serbal lo sabe…

Por último cierro los ojos y doy gracias infinitas al dejar caer el aceite en mi brazo izquierdo “Love the life you live”, no puedo dejar de leerlo, de sentirlo, de saber que justo es la raíz de mi último renacimiento, de saberme viva y completamente feliz con la vida que amo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s