Home

Quiero que les digas a todos que estoy loca y que no tuviste de otra.

Que te desveles pensando en todos tus pasados antes que en el nuestro y aun así termines masturbándote mientras te acuerdas de esa vez que lo hicimos bien pedos en aquél hotel. Que te abracen a la hora de dormir, que no te falte a quién decirle “te quiero” con la boca seca y el aliento apestoso de satisfacción mentirosa. Que te duelan los dientes de tanto no morderme los hombros desnudos y te tomes una pastilla que solo haga que te apendejes hasta quedarte dormido. Quiero que te sientes frente a la computadora cuatro horas seguidas y cuando voltees a tu cama, te esperen un chingo de caras dormidas cansadas de esperarte. Que ninguna canción te recuerde a mí, que dediques a quien se deje versos de otros, pero te acuerdes clarito de mi voz tarareando tus notas cuando vayas en tu coche pensando en esa canción que no recuerdas cómo va. Que una noche te cagues de risa cuando te des cuenta que me apartaste una victoria fría antes de que se acabaran y te desesperes cuando alguien que no soy yo, este queriendo parar el mundo porque se le perdió el encendedor para prender tu cigarrillo. Que conozcas a un montón de morras con sonrisa preciosa, que te paren las nalgas más rico que yo, que se dejen hacer de todo para que con ninguna debas tener la delicadeza de la primera vez, que te muerdan el labio superior, que te aburra cabrón que no le tengan miedo a nada. Quiero que te diviertas con otros, que intenten seguir el chiste contigo hasta que deje de ser gracioso, que te ponga de malas cuando no sean mis comentarios estúpidos los que arruinen el momento y encabronado te tengas que manosear a alguien en el baño para distraerte de pensar que todas las miradas de complicidad te recuerden a mi mueca contenida cuando solo yo sabía de qué te reías sin invitar. Quiero que tengas días jodidos para que te acuerdes de mi cara de idiota enamorada cuando alguien más te quiera levantar el ánimo y te bese la cara mojada; que extrañes cuánto me esmeraba en nuestros abrazos, que todas las mujeres que se quieran dedicar a hacerte un bien, te recuerden a mis ojos tristes. Quiero que te salven, que se te joda el plan de dejarte caer, que pienses en la pendeja que estaba dispuesta a hundirse contigo y sonrías aliviado por no haberlo permitido. Que cojas con otras los miércoles -así como hasta ahora- a las cinco de la tarde pensando en todo lo que aguantaste con tal de dejarme quererte un poco más; que no puedas olvidarme. Quiero que te roben más suspiros de los que yo intenté quedarme, que me quieras abrazar un chingo cuando te manden cachitos de canciones a medio día, que haya quien sí termine de ver películas contigo, quien sí entienda las referencias de tu serie preferida; que recorras mil kilómetros para regresar a tus vicios de siempre con piernas más largas, historias en común más viejas y otros colores favoritos. 
No quiero ser otra más de las que han llegado a hacer de tu vida un pinche infierno, quiero que degeneres cada puto mal momento en que regreso a tu mente, que se te pare cuando te des cuenta que ni olvidarme te va a salir bien a la primera y te la tengas que jalar pensando que me quieres. Que más que loca, llego a ser demasiado ingenua y desde el principio viste venir que no tendrías de otra, pero a pesar de las enfermedades, los peros y las ficciones, vas a tener que cargar con el cariño que me tienes, porque a decir verdad, nunca te di suficientes razones para serte indiferente.

Manifestación

Llega un momento del duelo en el que dejas de aferrarte a falsos consuelos. El momento en que decides hablarte con franqueza en obligada introspección antes de volver a leer las verdades en la mirada de alguien más, ese alguien que siempre está, que no puede hablarte de la irrevocable realidad porque todo lo que has hecho desde tu pérdida ha sido negarla y evitar.

 Llega un momento en el que por más que intentas, ya no logras justificar los actos ajenos, ese momento en que dejan de parecerte apropiados los motivos que te desarmaron pero tanto te esforzaste en respetar, ese momento en que recuerdas que un «pero» siempre invalidará cualquier premisa que le preceda, la hará menos, la dejará libre para que deje de chingar.

 
Te quiero, pero…
Te quiero, pero. 

¿Entonces? Entonces éste es mi momento. Éste es mi golpe seco de realidad. Soy yo exponiéndome al dolor que provoca el rechazo disfrazado de incompatibilidad. Soy yo aceptando que el amor propio no me está alcanzando para soltarte y que me dejes de pesar. Soy yo escupiendo el cuento que me tragué por tanto tiempo, ese en el que al final me querías, y así eras tú, esa era tu manera de querer.

No. Me dueles y no pienso seguir fingiendo que no me importa ver cómo quieres acabarte el mundo pero no pudiste empezar uno conmigo. O que me da igual si planeas mil viajes pero ninguno fue para ir conmigo. O que sigo admirando tu manera peculiar de desvivirte por lo que amas aunque apenas y pude ser testigo de un cariño tan devoto como ese hacia mí. 

Y lloro. Porque sabes que se me da llorar. Porque cada vez me resulta menos relevante el concepto en el que me vayas a tener. Porque estoy cansada de tenerle miedo a que pienses que es reclamo. Porque es mi sentimiento, tengo derecho a protestar.

 
Lloro porque si eres tú el que no me quiso, dejo de ser yo la del problema. Porque después de todo me acompañaste a descubrir que he recuperado las habilidades y virtudes necesarias para enamorarme como la perfecta piloto de mi planeador emocional. Y porque problemas tengo, y este jodido momento que me acabo de revelar es uno. Abruma. Y aplasta. Pero lo prefiero que desgarre a que me siga consolando con lo que no es verdad.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s