Home

Pues sí, ahora lo sé, bueno, quizá siempre lo supe de alguna forma, pero ahora finalmente lo acepto: todos estos años has sido tú. Me tomó muchos años darme cuenta aunque te veía todo el tiempo. Tantos sinsabores, aquellas penas que me hicieron cometer locuras y resulta que, a fin de cuentas, tenía enfrente al causante.

Me llega a la mente aquel viaje que hicimos tú y yo a Miami. No debí hacerlo, no era el momento ni tampoco estaba preparado para lo que encontré al volver. Lucía se había ido; el apartamento estaba vacío y no es que se hubiera llevado algo más además de su ropa, sus perfumes y algunos libros, no; estaba deshabitado, sin espíritu, sin sus palabras o sus risas, sin la luz de su piel o su pelo. Hoy, lo sabemos, han pasado otras fragancias, pero todas se evaporan y quedo igual.

¿Recuerdas cuando me la presentaste? Estabas al tanto de cómo era ella así como de mis debilidades y de todas maneras me animaste. Y sí, durante unos años funcionó muy bien, no lo puedo negar, pero el final, como siempre sucede, llegó de manera precipitada, en caída libre y tardé meses –muchos- en recuperarme. ¿Del todo? Yo creo que no, aún no.

Y ese es sólo un ejemplo de las veces que me has hecho caer; que me has hundido en diferentes pantanos, algunos más densos, otros más profundos y aunque en todos los casos he logrado salir, no ha sido libre de cicatrices que tú afirmas que serán efímeras y con el paso de los años, lo único que ha sucedido es que la costumbre termina por convertirlas –visibles e invisibles-  en tatuajes parte de mi pasaje diario.

Así que está decidido, ninguno de tus consejos pasados (que yo acepté), será más un lastre, viviré con ellos en cotidiana convivencia, no me queda otra opción, pero a partir de ahora sé que a nadie más debo responsabilizar y no, no te digo adiós, te quiero como a mí mismo, pero tendré más cuidado al escucharte. Me conoces y sabes que hubiera preferido decirte todo esto de frente, pero hace más de un mes que en un ataque de ansiedad, rompí el único espejo que quedaba.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s