Home

La noche trae sorpresas para aquellos que se aventuran a recorrer los oscuros caminos del bosque. Él y Ella deciden salir a dar un paseo por las veredas rodeadas de árboles, maleza y ramas que estorban el paso. Tienen que encontrar algo divertido para pasar el tiempo hasta que amanezca, momento donde lo mejor del día comienza… o termina.

Caminan dando vueltas pasando por los mismos sitios una y otra vez, como si cada mirada les proporcionara una experiencia nueva que en cualquier momento olvidarán. Todo se vuelve viejo cada que se mira y se le quita la mirada. La luz de la lamparilla apenas es suficiente para unos cuantos metros delante y detrás de sus pasos.

Recorren montañas, ríos, encrucijadas y cuevas donde conocerán las mejoras historias que contarán como propias.

De pronto sienten que alguien se acerca y guardan silencio. La tierra comienza a moverse y ellos se quedan estáticos. Deben pasar desapercibidos para seguir existiendo en el mundo que alguien más eligió.

“¡Louie, es hora de dormir!”

Un grito se escucha detrás de la puerta y hace al pequeño niño correr hacia su cama y cubrirse con las cobijas de superhéroes que tanto le gustan.

“Los monstruos se sienten más cómodos por las noches o escondidos donde no los puedan ver.” Piensa mientras sostiene la lamparilla y una pequeña sonrisa malévola se dibuja en su cara angelical.

“Es una lástima que no hubieran llegado hasta la casa del Brujo Rompe Brazos. Se la hubieran pasado muy bien. Mañana será otro día. Buenas noches.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s