Home

Ingredientes:

Un control remoto de televisión. Un control remoto de radio. Varios CD’s de música: clásica, ópera, pop, romántica, algo de tangos, algo de ranchera, algo de salsa, de cumbia y de vals. Una lista de por lo menos 10 amigos, preferentemente con más de 10 años de antigüedad, con sus teléfonos celulares y su correo electrónico. Recetas para preparar bebidas alcohólicas. Recetas para preparar platillos deliciosos. Lista de restaurantes de diversa comida. Suscripción al servicio de Uber. Camisas nuevas. Zapatos nuevos. Una suscripción a la revista del INBA y a la de “Chilango”. Una tarjeta de crédito con harto límite.

Modo de preparación:

Utilizando tus controles, apaga las televisiones y los radios, o si lo prefieres, desconéctalos. Levántate temprano o tarde, como se te antoje. Sal a pasear a un parque o haz un poco de ejercicio. Desayuna bien, y a trabajar:

1.- Revisa la lista de eventos, como obras de teatro, conciertos, conferencias y presentaciones de libros.

2.- Escoge lo que más se te antoje para ese día.

3.- De acuerdo con el horario de los eventos reserva tu lugar en un buen restaurante.

4.- Habla con dos o tres amistades o una sola, si la ocasión se antoja para esto, y proponles ir juntos.

5.- Ponte una buena camisa y unos buenos zapatos.

6.- Asegúrate de llevar tu tarjeta de crédito y de no llevar tu celular.

Repite esta receta todos los días que puedas y, eventualmente, organiza reuniones en tu casa, luciéndote con tus recetas, y pon música y baila. También, vete de viaje a un crucero, a Las Vegas, a la playa, disfruta del mar, de los bosques, de la vida en otros lugares, de personas diferentes. Traba amistades nuevas; abre tu mente a otras ideas, otras costumbres, otros climas…

Así evitarás ser víctima del bombardeo cotidiano de los noticieros con malas notas que te cuentan de “x” personas asesinadas, en tal sitio; el tráiler que se volcó en la carretera sobre 3 automóviles, y te detallan el número de heridos; de cadáveres encontrados en una fosa, etc.

La vida es muy corta y, hasta donde sabemos, solo es una. No podemos gastarla oyendo tonterías o hechos que no podíamos haber impedido y en los que nada ya podemos solucionar.

Desgraciadamente, en lo individual, casi nunca tenemos la capacidad de operar cambios a nivel ciudad, país o mundo; pero podemos ser felices nosotros y ayudar a que lo sean todos los que nos rodean. Dar aunque sea poco y si tenemos mucho dar mucho, pero inteligentemente.

Siempre hay que dejar algo suficiente para un suave aterrizaje.

Nota: De vez en cuando trabaja para pagar todo esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s